home page chi siamo collaborazioni museali curriculum mostre contattaci link
 
Esposizioni
IERI
Avvenimenti nazionali ed internazionali sul Futurismo e su altri temi correlati ampiamente documentati da comunicati stampa, testi critici ed immagini fotografiche.













GERARDO DOTTORI
Lagos italianos, 1937



























FILLIA
Golfo de la Spezia (Idolo del cielo), 1932 ca.
 


AEREA

Cielos Futuristas
 

Museo Municipal de Arte Contemporaneo de Madrid, Madrid


3 marzo - 24 aprile 2005

 

 



ENRICO PRAMPOLINI
Revoluciòn còsmica, 1932

EN ENERO DE 1909, EL POETA Y ESCRITOR ITALIANO FILIPPO TOMMASO Marinetti (Alejandría, 1876 - Bellagio, 1944) publicó el Manifiesto futurista, texto fundacional de las vanguardias históricas, que dio nombre a este fecundo movimiento artístico -el futurismo-, integrado por pintores, poetas, músicos, arquitectos y fotógrafos, con el que se opusieron a cualquier forma de la tradición artística o de retorno al pasado. La nueva estética, propiciada por el fundador del movimiento, se basaba, sobre todo, en un canto al mundo de la velocidad y las máquinas, pero también de la ciudad moderna.


Precisamente esta exposición, AÉREA. Cielos futuristas, que hemos organizado en colaboración con el Istituto Italiano di Cultura en Madrid, recoge uno de los aspectos más dinámicos y menos conocidos de este fecundo movimiento artístico que se irradió por toda Europa, y cuyos ecos llegaron también a nuestro país. Efectivamente, nuestro Ramón Gómez de la Serna, "Ramón" a secas, tradujo y publicó en fecha temprana en la revista Prometeo el Manifiesto futurista de Marinetti. De él también se ocupó en su celebérrimo libro Ismos, compendio de su saber sobre las vanguardias, publicado en 1931. Pero el futurismo, tanto en poesía -las palabras en libertad- como en las artes plásticas, también arraigó aquí, con el Ultraísmo, que tuvo a Madrid, entre 1918 y 1925, como uno de sus focos mas activos y vino a significar la modernidad artística en nuestro país.


La exposición AÉREA. Cielos futuristas, que recoge cincuenta y siete obras, entre pintura, escultura y cerámica, representa una buena ocasión para acercarnos a un aspecto menos conocido del movimiento futurista -el de la Aeropintura-, modalidad que surgió alrededor de 1930 y que tiene como fundamento principal la experiencia del vuelo, la visión desde las alturas, en una época en que la aviación era el emblema más representativo de la vida moderna y el mito de la máquina.


Nos complace, pues, presentar esta exposición en el Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid, que tiene como uno de sus fundamentos y objetivos acercarnos a la representación urbana. La exposición se enriquece con un texto de su comisario, Renato Miracco, especialista en la historia del futurismo, y la publicación de diversos textos fundacionales y manifiestos de la aeropintura.


Por último, no nos cabe sino felicitar y agradecer a cuantos han intervenido en su organización para que esta exposición, fruto de una colaboración entre el Área de Las Artes y el Istituto Italiano di Cultura, haya llegado a buen puerto, al director del Istituto Italiano, Patrizio Scimia, y a Alessandra Picone y Eduardo Alaminos, director del Museo, por su dedicación y esfuerzo.


Alicia Moreno

CONCEJALA DE LAS ARTES






Museo Municipal de Arte Contemporaneo de Madrid
Madrid

torna indietro